A.T.N.I.A & MINDFULNESS E INTELIGENCIA EMOCIONAL

 

En esta modalidad, queremos ayudarte a controlar tus emociones en las siguientes áreas:

Ansiedad y Estrés. Autoestima. Dificultades de comunicación y toma de decisiones. Autocontrol. Fobias. Conflictos familiares. Conductas adictivas. Problemas de pareja. Hiperactividad. Falta de concentración. Trastorno conducta alimentaria. Falta de liderazgo. Gestión de emociones (Ira, tristeza, inseguridad) Dependencia Emocional. Relaciones tóxicas, etc

 Mindfulness

El Mindfulness podría definirse como la ciencia de la Transformación Interior. Es un enfoque de desarrollo personal en el que aprenderás a transformar las emociones.

Aprender a estar ATENTO a tu vida en el momento presente, te proporcionará más libertad de elección acerca de cómo responder ante las situaciones.

Esta cualidad de conciencia te permitirá ser auténtico, honesto, pragmático y valiente, viviendo con un sentido profundo de ecuanimidad y estabilidad emocional.

En A.T.N.I.A queremos enseñarte a manejar tanto la ansiedad y el dolor como el estrés que a menudo surge a raíz de las circunstancias difíciles de la vida diaria, mejorando la relación con las personas y sobretodo contigo mismo.

Algunas de las  herramientas que utilizaremos para conseguir nuestro propósito serán: Auto observación. Atención consciente de los pensamientos.  Aceptación incondicional de uno mismo. Actitud positiva. El poder transformador del miedo. Ley de causa y efecto, etc.

El Mindfulness, aplicado en la edad escolar está obteniendo grandes resultados, pues ayuda a la concentración en el alumnado. También resulta importante resaltar los estudios que sugieren que la práctica de Mindfulness resulta efectiva par el tratamiento por déficit de atención con hiperactividad.

 

Inteligencia Emocional

La inteligencia emocional agrupa al conjunto de habilidades psicológicas que permiten apreciar y expresar de manera equilibrada nuestras propias emociones, entender a los demás y utilizar esta información para guiar nuestra forma de pensar y nuestro comportamiento.

Las decisiones más importantes de la vida se toman emocionalmente, aunque se hayan racionalizado antes. Aprender a manejar y controlar las propias emociones, saber comunicarse, controlar el “estallido emocional” o conocer las emociones ajenas nos proporcionará un cierto control en las relaciones interpersonales y nos facilitará la adaptación a nuevas situaciones, ya sean en la vida cotidiana, en el trabajo o incluso en trastornos de salud.

Al igual que ocurre en el Mindfulness, la práctica de la Inteligencia Emocional en la infancia, el contexto familiar y la educación nos ayudará  a encontrar un modelo de equilibrio, de habilidades empáticas y de resolución serena, reflexiva y justa de los conflictos interpersonales.